Esta vez por Galicia en la casa de Antonio en Xove por la costa gallega, por la Via verde del rio Eo y los Oscos y después a Las Médulas para terminar por las lagunas de Villafáfila el último día. Yo me lo perdí porque estaba esperando mi segunda dosis de la vacuna de Covid y no quería ni retrasarla ni perderla. Después, visto lo visto, me arrepentí claramente.

Se apuntan a esta aventura Antonio, Pedro y Juan. En la foto la casa de Antonio en Xove que se convierte en el centro de operaciones durante los dos primeros días. Antonio tenía que hacer alguna obrita por allí.

Sabado 22 de Mayo de 2021: Primer día por la costa de Lugo.

Pedro y Juan se recorren la costa Lucense por Xove, Foz,…., Antonio se queda en casa montando unas antenas para su conexión 4G a Internet.

Es una maravilla distanciarse de la carretera de costa y poder coger los caminos mas cercanas al mar donde se puede disfrutar de la espectacularidad de la costa cantábrica.

La bravura del Cantábrico consigue moldear la costa dejando paisajes asombrosos.

Llegamos a Foz y justo al cruzar la ría nos encuentra Antonio con la furgo, justo pa comer, que jodío…

Pues nada, a comer que por aquí eso lo hacen pero que muy bien. Y super bien comimos en Restaurante Yenka por Barreiros costa aquí en la foto. Y un poco más adelante, la espectacular «Playa de Las Catedrales»

Domingo 23, segundo día: Por la Via Verde del rio Eo y los Oscos

Vamos en la furgo hasta la via verde del rio Eo y los Oscos, declarado Reserva de la Biosfera. 

Preciosa ruta. Dejamos la furgo en San Tirso y llegamos subiendo a Taramundi.

Taramundi, capital del concejo del mismo nombre y perteneciente al Principado de Asturias lindando con la provincia de Lugo. Galicia – Asturias, que mejor sitio para comer y reponer fuerzas que este ?.  Y después del descansito, vuelta por donde hemos venido (bueno, han venido, ya he dicho que yo me perdí el viaje, habrá que repetirlo).

Lunes 24, tercer día de ruta: Las Médulas.

Toca despedirnos de Galicia. Ponemos rumbo al Bierzo para dar una vuelta por su comarca y uno de sus atractivos principales son, cómo no, Las Médulas.

Y recabaron en este estupendo Hotel Rural Cornatel Médulas, en Borrenes (León). A juzgar por lo que cuentan, esto debe ser el «No va más» de los hoteles rurales.

Buena pinta tanto por fuera como por dentro a juzgar por lo surtido de esta especie de cantina-comedor.

Pero hay que ponerse en marcha que hay tela que cortar. Vienen subiditas de aúpa.

Y se puede ver lo que nos perdimos el resto que no fuimos. Lo que digo, hay que repetir lo de Las Médulas.

Y desde lo más alto, esta es la vista. Las Médulas, considerada la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano con su espectacular sistema de extracción mediante canales de hasta 300 km de longitud para traer el agua a depósitos que, una vez llenos, se soltaba el agua por galerías con mucha pendiente a través del interior de la montaña.

Y de vuelta al hotel, nuestros intrépidos aventureros pudieron comprobar que también el restaurante del hotel cumplió con las expectativas.

No hay más que ver el surtido de embutidos, patés y otras hierbas que se metieron entre pecho y espalda los tíos. Ellos dicen que las cuestas de Las Médulas eran muy serias y que había que recuperase de tanto desgaste. A fe que debieron recuperarse bien, no hay duda.

Martes 25, cuarto día de ruta: Lagunas de Villafafila.

La «Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila» entre Benavente y Zamora es uno de los humedales más importantes del norte de España y lugar de encuentro de muchas especies migratorias. 

Y Allá que se van a hacer un recorrido llanito para olvidarse de las cuestas de Las Médulas.

Ancha es Castilla, llanita llanita, Recorrido agradable entre lagunas, campos de amapolas, avutardas, cigüeñas, ansares…

En el recorrido, visita obligada a uno de los lugares emblemáticos dentro del Parque Natural, el Monasterio de Moreruela, un lugar especial que tuvo mucha vida y vale la pena su visita. Ese día estaba cerrado pero pero visitaron las ruinas.

Pues si, estaba cerrado. Y aquí tenemos a Pedro saltando la valla del recinto, no se iban a ir sin verlo. Como exbombero que es, no tiene problemas en trepar por cualquier sitio. Y Juan y Antonio tampoco se quedaron atrás.

Y por cierto, Pedro fue uno de los pioneros de «Mountan Bike» en España. En la imagen siguiente podemos verlo en el primer Rally que se hizo en España con bicicletas de montaña. Lo reconocéis ?. Eso si, tenía un poco más de pelo.

Y el «allanamiento» mereció la pena. El Monasterio de Moreruela, un lugar especial que tuvo mucha vida aunque ahora sólo quedan las paredes mudas y solitarias. No se prodigaron en fotos. En el siguiente enlace se pueden ver múltiples imágenes del monasterio.

Por las imágenes que se pueden ver en muchos sitios web, este monasterio cisterciense de Santa María de Moreruela, ahora totalmente derruido, fue realmente espectacular. Comparando con estas dos fotos que sacaron hay que decir que como reporteros gráficos, nuestros colegas necesitan mejorar un poco.

El recorrido por los  caminos de las lagunas nos muestra paisajes de lo más variado.

Como digo, no iba Fernando, reportero habitual en el grupo, por lo que el reportaje les quedó un poco pobre. Para complementarlo, aquí tenéis imágenes de Las Lagunas de Villafáfila en todo su explendor para que podáis apreciar la belleza del entorno.

Y aquí terminó la aventura, comieron en un modesto restaurante en Villarín de Campos y vuelta a casita. Y como no cuentan mucho más, pues colorín colorado…., la próxima más.